«Vidas rotas»: contar el sufrimiento estaba prohibido

abc.es

Primera Guerra Mundial, la Gran Guerra. Aquellos valientes, casi siempre héroes anónimos, podían con todo. Con el frío, con la nieve, con el barro, con las trincheras infestadas de ratas, con el gas clorhídrico de los boches, con una lata de sardinas para dos como todo alimento, con los cadáveres de sus compañeros a tres metros sin poder ser enterrados, con las cargas suicidas a bayoneta calada, con el terror, con el insomnio, con las noches iluminadas por los obuses de los temibles cañonesBertha. Durante cuatro larguísimos años, los soldados franceses lucharon hasta la extenuación ante un enemigo generalmente mejor armado, preparado y comandado. (Leer más)

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Europa, siglo XX

Una respuesta a “«Vidas rotas»: contar el sufrimiento estaba prohibido

  1. Sara Moreno

    En la Primera Guerra Mundial,la unidad de censura postal del ejército francés se encargaba de ocultar la palabra “antipatriótica” de sus soldados, ya que estaban desmoralizados y a través de las cartas a sus familias podian expresar su dolor,pero lo cierto es que mas de 400 cartas no llegaron a sus destinos para evitar que París se diera cuenta del engaño de la prensa y supiera realmente lo que pasaba en el frente, el tipo de refuerzos que llegaba a las trincheras o que los culpables de la guerra no eran los alemanes contra los que estaban luchando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s